jueves, 5 de febrero de 2009

Y ahora... ¿a qué jugamos?

Entonces tú eras mi hija. Vaaaamos, tienes que comer. Ajá. Sí. Un yogur. Sí, abre la bocaaaa. Ammm. Qué rico, ¿eh? Otra, vamos. ¿No quieres más? Bueeeno. Ahora tenemos que ir a dar un paseo al parque. ¿Te dan miedo los columpios? Yo me subo contigo. Y después tienes que bañarte. Mira, por ejemplo coges este patito y juegas con él, ¿vale? Uy, si bostezas es porque tienes sueño. ¡Aaa dormiiiiir! Hasta mañana.

16 comentarios:

lunatica dijo...

Si, de ninhas jugabamos a ser mamas. De mamas, jugamos a renegar y estresarnos.

El buscador de miradas dijo...

No la has puesto a hacer pipí antes de irse a la cama.

El buscador de miradas dijo...

He visto en Radio Topanga una canción con título en francés, me pongo a escucharla y... ¿sólo música? Pero a partir de los tres minutos o así, voilá! también letra :)

Tordon dijo...

Me corroe la envidia ante la contemplación de ese instinto maternal que- como otras muchas cosas- solo poseéis las mujeres.

Topanga Lawrence dijo...

Jajaja, sí, Lunática. Las mujeres somos así de contradictorias. :)

Buscador, un bebé de la edad del muñeco (aproximadamente 6 meses)... no sé cómo decírtelo... se mea encima. xD ¿Te habría disgustado que la música hubiera sido solamente instrumental? Ó.ò

Hombre, Tordon, yo tampoco sabré nunca qué es tener instinto paternal. Ahí está la gracia del dimorfismo sexual. :D

Wahunsenacawh dijo...

No sabes engañar, pequeña Pocahontas.
Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Anónimo dijo...

Wahunsenacawh, vete a estudiar, anda, que vas a suspender otra vez. Sacar menos de un tres da mucha vergüenza (ajena).

Topanga Lawrence dijo...

¿Has oído al lobo aullarle a la luna azul? ¿O has visto a un lince sonreír? ¿Has cantado con la voz de las montañas? Y colores en el viento descubrir, y colores en el viento descubrir...

Tordon dijo...

Sí, tengo un acendrado instinto paternal.
De hecho, no me importaría arrullarla a usted hasta que -rendida- caiga en brazos de Morfeo.
Ni llegado el caso-¡Dios no lo quiera!-cambiarle los pañales.

Topanga Lawrence dijo...

Jajajaja, Tordon, no hace falta que te tomes tantas molestias, porque -creo que- no soy tu hija, y, si lo fuera, ya no estoy en edad de que me arrullen ni me cambien el pañal. Aunque me guste Perry, el ornitorrinco. xD

iiioiii dijo...

Ay, ay, qué mona. (L) Me la comería con patataaaas. (L)

Topanga Lawrence dijo...

¡Qué mona va esta niña siempre! (L)

El buscador de miradas dijo...

¡Qué monada la ovejitaaaaaaaaaaa! ¿Y me la regalas? Muchas gracias, guapetona :)
Me la llevo a mi blog. Prometo que estará bien atendida y que no dejaré a Pablito acercarse demasiado a ella (tú ya me entiendes).

Me gustan las canciones instrumentales, pero cuando vi el título en francés, pensé que una voz femenina me iba a susurrar a través de mis auriculares encendidas declaraciones de amor. Je t'aime, baise-moi.

Topanga Lawrence dijo...

Pablito me la va a desgraciar... ¡Maldita sea! En fin, de nada, hombre. Es un guiño por el dardo. La oveja Zidane quiso agradecértelo de esta forma, entregándote a su hija predilecta para que hicieras con ella lo que desearas.

mileuristaporuntiempo dijo...

Y lo peor es que...de niñas jugábamos a ser madres y aún abundan por ahi algunas madres que se piensan que serlo es un juego...

Topanga Lawrence dijo...

No, no... eso no es lo peor. Lo peor es que de niños jugábamos a los médicos y hoy los médicos juegan con nosotros. :S

Publicar un comentario en la entrada

Escríbeme. Es gratis.