jueves, 17 de septiembre de 2009

El monstruo de las pequeñas cosas

Cuando mi padre me contó que Yoshito Usui se había perdido en la montaña mientras practicaba senderismo, distinguí inmediatamente la falsedad de sus palabras. En las únicas montañas en las que se ha perdido ese buen hombre han sido las de una universitaria delgadita pero bien dotada. Ya me los estoy imaginando juntos, al calor de un brasero, "miriendando" boniatos asados, ensayando el baile del culito, comprando carne de primera, brindando con cerveza, imitando a Ultrahéroe, enloqueciendo con las rebajas del centro comercial, enseñando pierna en la piscina, jugando a papás y mamás o "a las luchas" sobre un futón compartido, haciendo el vago, apretándose el cinturón para poder pagar la hipoteca, acudiendo al baño con irregularidad, intercambiando pimientos por galletitas de chocolate (de las buenas)... En definitiva, viviendo todas esas idioteces por las que merece la pena haber nacido. Idioteces o pequeñas cosas, porque... ¡también se dice así!

6 comentarios:

iiioiii dijo...

Viva, viva!! Hay que hacer un maraton Shin-Chan!!! Party,party, baila, baila, party, party, trompa, trompa, party, party, fiesta, fiesta, y todos a bailaaaaaaarr....Besitos! Muaaa

iiioiii dijo...

no es baila, es salta.....q verguenza..... XD

Lo siento. No me funcionan las tildes, dieresis y demas familia, tengo que formatear el ordenador.

El Buscador de Miradas dijo...

Llamándose Yoshito (yo osito, ¿lo pillas?) es lógico que se hubiera perdido en la montaña. La cabra siempre tira al monte y el osito también.

Tordon dijo...

Conociendo a la autora, esta entrada debería haberse titulado "Las cosas del pequeño monstruo".
Aunque si usted no existiera, tendríamos que inventarla.
Salu2

Chopi dijo...

Muchas gracias Topanga. Con comentarios así a uno le entran ganas de seguir escribiendo :)

aj dijo...

de seguir escribiendo... y de ir a la montaña.

Publicar un comentario

Escríbeme. Es gratis.