miércoles, 11 de agosto de 2010

GATIARIS DE PLATÓN (Parte segunda)

A veces le ocurría que empezaba a sudar y su cara se desdibujaba, comenzando por las líneas de la boca. El profesor Lagartijo, precavido, solía llevar un espejito a mano, y en cuanto notaba que no podía despegar los labios, lo sacaba y comprobaba el alcance del borrón. En algunos casos, como este, se veía forzado a salir en estampida hacia un lugar aislado por que con maquillaje su sonrisa se viera restablecida sin que nadie notase los desperfectos. Y ya está, después de unos cuantos brochazos sale del baño y vuelve a su despacho. ¡Pero mire cómo sonríe!

************************
INTERVALO DOLOROSO

- ¿Diga? Michael Lagartijo al aparato.
- Glan señol mayol, glan plofesol, ¿quiele vel mi nabo? -responde un oriental, al otro lado de la línea.
- ¿De nuevo usted? Deje de molestar.

************************

(Llaman a la puerta del despacho)

- Adelante.
- ¿Profesor Lagartijo? Vengo a entregar el trabajo sobre el comunismo y las bandanas.
- Perfecto... Pero no te vayas. Lo corrijo ahora mismo.

Y Lagartijo se agacha y saca de debajo de su mesa una balanza. Y el alumno, que la ve, comienza a sudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escríbeme. Es gratis.