jueves, 13 de noviembre de 2008

Si descubres a los 40...

...que tienes un siamés soldado a tu chepa.


No te traumatices, porque esto aportará más de positivo que de negativo a tu vida. Por ejemplo, seguramente hayas recibido a lo largo de tu existencia motes variopintos tales como: El Chepas, Cuasimodo, Dromedario... Ahora llega la oportunidad de poder gritar al mundo: ¡No soy un chepudo, simplemente tengo a un hombre pequeñito pegado a mi espalda! Es posible que, a partir de que aportes esta información, comiencen a llamarte Monstruo, Bicho-raro, Anormal... No dejan de ser motes, de acuerdo, pero molones, pues revelan tu condición de ser especial. Y ser un ser especial es guay, ¿o no? Al fin y al cabo chepudos los hay a patadas, pero siameses de tus características... Podría decirse que eres único. Por tanto, aprovecha el momento, alíate con tu diminuto hermano (probablemente él esté igual de sorprendido que tú o incluso más porque, ¡lleva a un ser enoooorme colgando de un costado!) e instad a "Callejeros" a divulgar vuestra historia. No cobraréis, pero a cambio os convertiréis en unos personajes muy populares. Recuerda, amigo: de "Callejeros" a Hollywood hay sólo un paso.

4 comentarios:

El Gran Faroni dijo...

Ay, cuando Callejeros entra por tu puerta es que tu vida, irremisiblemente, se ha ido por el water.

Topanga Lawrence dijo...

El mundo, Señor Mío, es un gran water, y la humanidad entera una gran mierda. Qué triste tragedia. :)

Señor Insustancial dijo...

Pues vaya pesimismo, amiga Topanga.

Topanga Lawrence dijo...

Sí, tengo pensamientos insustancialmente sustanciosos.

Publicar un comentario

Escríbeme. Es gratis.