lunes, 22 de septiembre de 2008

Corea de Raven

Hace unos días me encontraba viendo Disney Channel a medianoche (sí, soy rara de cojones) cuando de pronto una chavala muy rara allanó la pantalla de mi televisor, acelerando la trayectoria de mis pupilas. El caso es que su cara me sonaba, pero me resistía a admitir que aquella mujer fuera la misma niñita que, años atrás, coprotagonizara la serie “Vivir con Mister Cooper” (“Hangin’ with Mr. Cooper”, 1992); es decir, la actriz Raven-Symoné. No, no podía ser ella, seguramente la tía epiléptica de la pantalla la había engullido y aquella niñita luchaba por salir de su estómago. Raven, que así se llamaba la feroz caníbal, aparecía como una adolescente extravagante, y no por alardear de personalidad esquizotípica (que a lo mejor), sino por el festival chirriante de colores que adornaba su poco agraciado cuerpo, dios no la bendijo con el don del buen gusto. Vale, me repetí, es una hortera hiperactiva, pero se merece una oportunidad. Tres minutos más tarde, después de oír sus grititos de ¿placer? mientras inspeccionaba con tiento las ubres de una vaca (de cartón piedra), me arrepentí de habérsela dado. Uy, decía, ayyy, qué gustito. ¿Esta serie la patrocina Disney o Localia? ¿Es esto un canto a la zoofilia? La chavala remataba la jugada interpretando a más personajes de la serie, entre ellos a un bebé que se alimentaba a base de biberones rellenos de puré de patatas (sin salsa, ojo, que allí esa palabra estaba prohibida) y a un viejo bravucón y afeminado (más que la propia Raven, es un poco paradójico). No es ciencia ficción, en serio, esto existe y los niños lo ven, les gusta y desean ser como Raven en el futuro: una mujer epiléptica que se pone cachondona acariciando ubres de vacas, que monta toros mecánicos ante la mirada atónita del clero (esta es otra historia) y que, para más inri, adivina por influjo esotérico un porvenir chorra. Menos mal que a esas horas Disney Channel sólo la ven los perturbados y los niños que tienen tv en su cuarto. Yo cumplo ambos requisitos.

1 comentario:

Bigotito dijo...

Se puede decir que los de la Disney van en mal en peor , primero quitan las series en las que los personajes morian y fumaban ( ¿ que seria una Cruella de Vill sin su cigarro?) y ahora no hay mas que series con malos actores ( para mi gusto) , de mensajes subliminales ( no tantos como antes)y cachondeo puro.
Se nota que quieran tener mas audiencia que " Padre de familia".

Publicar un comentario en la entrada

Escríbeme. Es gratis.